Porqué el día de las madres del domingo 14 de mayo de 2017 ha sido totalmente diferente.

Soy venezolana que vive en el exterior desde hace 12 años. Dentro de mi proceso personal de vida y todo lo que me ha costado adaptarme a estar fuera de mi país y lejos de mi familia, ha sido para aprender principios de vida profundos.

Gracias a la tecnología puedo estar en contacto con mi familia casi a diario, saber casi todo lo que hacen y ayudarlos en todo lo que este a mi alcance. Gracias Whasapp por existir y que has sido la herramienta que nos acercas a nuestros seres queridos, has acortado distancias y eliminado fronteras.

El día de ayer lunes 15 de mayo mi hermana me escribe y me pregunta ¿Porqué el día de ayer domingo no felicitaste a mi mamá y a mí por el día de las madres, nos extraño mucho que no escribieras y queríamos saber si estabas bien? Ta vez esa pregunta no se hubiera generado jamás en condiciones normales.

Amo a mi familia con todo mi corazón, y se que el día de las madres es todos los días, desde que recibieron el extraordinario don de tenernos a nosotros como el fruto de su viente, o a las mujeres que la naturaleza les negó ese derecho y tuvieron que escoger un hijo para que naciera desde su corazón y no desde su vientre. Se toma un día especial para recordar lo que debemos celebrar a diario, hacemos un día diferente siendo la excepción, cuando debería ser la regla. Pero bueno, lo que realmente quiero expresar y explicar de alguna manera lo que fue mi respuesta a la pregunta de mi hermana.

Le dije lo siguiente. El día de ayer no había nada que celebrar, porque mi amada Venezuela está viviendo una crisis en las que muchas mujeres estaban llorando la muerte de sus hijos adolescentes y jóvenes que han muerto en la lucha por obtener una libertad, otras viven con la angustia de recibir en cualquier momento esa noticia, otras madres han visto morir a sus hijos por la inseguridad diaria en las calles que les arrebato con una pistola el fruto de su vientre , otras que viven una agonía lenta y desesperante, cuando ven morir a sus hijos lentamente de hambre o quedar lisiados por la desnutrición de no conseguir comida o medicinas para curar una enfermedad.

No, no hay nada que celebrar en Venezuela por los momentos, solamente aplique lo que nos manda la Biblia en el libro de Romanos 12:15 que dice “Gozaos con los que se gozan; llorad con los que lloran.” Hoy lloro con todas las madres que lloran a sus hijos y por la madre patria que llora el deterioro de su vientre que dio a luz a cada venezolano que hoy muere por la injusticia y ambición de unos pocos que la han terminado de llevar al caos profundo.

Mamá, hermana, madrina que son las madres que están más cerca de mi y que amo con todo mi corazón, perdonen por el silencio de ayer, por no escribir y por no felicitarlas, pero mi silencio fue en respaldo y respeto a cada madre de Venezuela y por cada uno de los venezolanos que han caídos como valientes. Me hubiese sentido hipócrita y no respaldar lo que dice Dios en su palabra, si celebraba un día como si nada estuviera pasando, cuando muchos están en una funeraria o peor aun en un ataúd, en una clínica u hospital debatiéndose entre la vida y la muerte, en una calle luchando palmo a palmo con la muerte por tener la libertad para todos.

Perdonen, pero desde el extranjero, aunque estoy lejos no estoy ausente de lo que sufre mi país y de alguna manera hago lo que está a mi alcance para apoyar y dar aliento de Dios a corazones rotos y quebrantados, y a levantar las manos de los extenuados luchadores que a pesar del cansancio siguen en la calle. Eso mismo hizo Aarón y Hur cuando levantaron las manos de Moisés mientras Josué estaba en la batalla contra Amalec (Éxodo 17:8-16). Es una lucha de todos y debemos aportar a la causa, así como dice la Biblia en el libro de Eclesiastés capítulo 3 “Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora…tiempo de llorar, y tiempo de reír” Hoy es tiempo de llorar, pero se que también vendrá el tiempo de reír y de nuevamente gozarnos todos juntos, cuando Dios nos de la victoria de nuestra lucha y la celebración será de todos juntos como familia y como nación, para ver un nuevo amanecer en nuestra amada Venezuela.

“El silencio no significa falta de amor, sino respaldo y apoyo por los ausentes”

 

REVISA OTROS ARTICULOS QUE TE PUEDEN INTERESAR

¿Estamos aprendiendo de Venezuela? (1/5)

Generalmente cuando pasamos por momentos difíciles o por crisis nos centramos en salir de ellos como sea posible, no esta mal, pero también es importante que saquemos el mejor aprendizaje del porque estamos viviendo esa situación, para poder corregir los errores y no...

Construir una Nueva Nación

No siempre nos agrada lo que pasa en nuestro país, mucho menos cuando vemos tanta maldad, ruina, desastre y miseria.

No+ Represión en Venezuela

La represión y el uso de la fuerza es la herramienta de los que no tienen la razón y que por la fuerza deben imponer su posición.