Cada vez que termina un año es bueno hacer una evaluación de las diversas cosas que nos han sucedido, desde experiencias gratificasteis, como aprendizajes profundos que hemos tenido a lo largo de 365 días. No siempre todo es totalmente bueno, pero tampoco es totalmente malo, por eso las reflexiones que hagamos con nosotros mismos nos ayudan a crecer como seres humanos, principalmente de manera interna, eso forma nuestro carácter y nos da un pequeño acceso a la sabiduría.

Una de las cosas más impactantes que aprendí a final del año 2016, es conocer el arte de saber vivir. Sinceramente no es algo que había escuchado anteriormente, pero le vi tanto sentido que cuando me lo explicaron no pude dejar de pensar en ello.

Es por eso que aquí te dejo el video y espero que lo disfrutes y compartas con todas las personas que quieras.